La Gran Muralla, parte esencial de la historia de China

Además de la pólvora y la imprenta, los chinos también inventaron los cohetes, la brújula, la tinta, el papel, la porcelana y las cometas, pero sin duda la construcción de la Gran Muralla China supuso uno de los acontecimientos más importantes en la historia de China, junto con el complejo funerario de los guerrero de Terracota de Xi’an, convirtiéndose en una de las grandes maravillas del mundo. Su longitud de 8.851 kilómetros se extendía a través de las montañas de Corea llegando incluso a las aguas del mar Bohai hasta el Desierto de Gobi. Actualmente, sólo se conservan 2414 km., siendo el sector más visitado el paso de Juyong-guan, cerca de la capital Beijing, que cuenta con muros que sobrepasan los ocho metros de altura, erigidos en 1381 por el emperador Hongwu de la dinastía Ming.

La gran muralla china fue construida inicialmente para proteger un antiguo imperio chino de las tribus que merodeaban por el norte, pero se convirtió en una impulsora del comercio con otras civilizaciones llegándose a convertir en un símbolo del ingenio y la voluntad del pueblo chino. La sección más antigua de la Gran Muralla fue iniciada en el 221 a. C., estaba realizada en tierra batida.

Anuncios